Derecho al olvido, lo que las tecnologías no supieron comprender

Desde 2014, Google debe cumplir en el territorio de la Unión Europea unas leyes que el Tribunal de Justicia del viejo continente aplicó a los motores de búsqueda. El ‘Derecho al Olvido’ está relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales, y puede definirse como el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal.

Recientemente, el gigante de Internet publicó una versión actualizada de su Informe de Transparencia anual, y las cifras sorprendieron. En él se revela cuántas y qué tipo de solicitudes ha recibido la compañía para eliminar páginas de los resultados y en cuántas ocasiones cumplió con la petición.

Según detalla el informe, desde 2014 en adelante Google recibió aproximadamente 2,4 millones de solicitudes, de las cuales cumplió un 43 por ciento. El cálculo deriva en alrededor de un millón de resultados de búsqueda eliminados.

Un tercio de las solicitudes eliminadas estaban relacionadas con usuarios que querían información personal, como directorios o historias de redes sociales borradas de Internet. El 20% restante quería impedir que se conocieran sus asuntos legales, como por ejemplo, ser mencionado en informes criminales o en páginas gubernamentales.

Los países que más solicitudes enviaron fueron, en orden, Francia, Alemania y Reino Unido, que abarcaron el 51% de las peticiones. La gran mayoría, en general, provenían de particulares. Algunas de ellas, según los investigadores, de celebridades y políticos.

Si bien 2,4 millones de peticiones puede parecer un número irrisorio comparado con las miles de millones de páginas que Google tiene indexadas en su buscador, es preciso tener en cuenta que dichas solicitudes pretendían ocultar información personal en los motores de búsqueda.

Según la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, solo se puede eliminar aquella información que no sea “de interés general”. En caso contrario, los individuos no pueden ejercer su derecho al olvido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *