¿Cómo enfriar una botella de vino?

Todos hemos oído alguna vez a algún amigo decir que el vino, sobre todo tinto, se sirve a temperatura ambiente. Sin embargo, la mayoría de expertos afirman que cada vino tiene su temperatura ideal, por la sencilla razón que podemos potenciar su sabor enormemente sirviéndolo a una temperatura concreta, teniendo siempre en cuenta sus características.
Si tenemos entre manos un blanco, la temperatura ideal será siempre diferente a la de un vino de distintas características, como podría ser un tinto. En el caso contrario, la temperatura debería ser un poco más alta, para reforzar el sabor en boca.

Para enfriar una botella de vino, lo  ideal sería colocarlo en un armario climatizado, pero esto es un lujo reservado para los amantes del vino. En caso de no disponer de este equipamiento, tanto el vino blanco como el tinto se pueden enfriar en la heladera sin ningún tipo de problema, dejando este último un poco menos tiempo, para no precipitar demasiado su temperatura. Para  enfriar una botella de vino rápidamente

Lo más recomendable es colocarlo en una cubitera con agua y hielo, al estilo restaurante, que enfriará la botella y la mantendrá fría durante un largo periodo de tiempo ya que el agua es una gran conductora del frío y contacta directamente con el cristal de nuestra botella.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.


La opción del congelador puede sacarnos de un apuro pero no es nada recomendable debido al cambio brusco de temperatura que provoca en el vino, afectando directamente a su sabor. Probablemente no sea necesario decir que en ningún caso debemos colocar hielo en nuestra copa de vino por el mismo motivo.