LOS FASCINANTES VINOS DE CULTO QUE MARIDAN CON LA MEDITACIÓN, LA FAMILIA Y LOS AMIGOS

“Existe más historia que geografía en una botella de vino noble” J.Kressman –Chateau Latour Martillac

Los vinos de culto sugieren  placer , agasajo , confraternidad ,filantropía , disfrute y compañía. 

Otoño e invierno resultan estaciones  esplendidas para compartir vinos de guarda y culto  con ricas comidas , amigos y familia .Sus noches largas permiten más  altruismo ,generosidad  y amor . 

Es un símbolo cultural y un reflejo de la historia de sus hacedores y el paisaje  vitivinícola que le da origen.  

Son objetos del  deseo  ,  de precios altos ,de producción limitada y casi obras de arte bebible. 

Son la cultura de  pequeños  , grandes detalles sin perder la simplicidad. 

Unidad  , armonía ,equilibrio , elegancia, redondez  son sus principales características .Con intenso bouquet terciario del tiempo de guarda. 

Los vinos de culto provienen de terruños que adquieren una dimensión humana. 

Pero la importancia de los grandes vinos de  culto no está solo en el terruño y el saber hacer del vinicultor . 

También está en los hombres y mujeres que deciden beberlos. 

En su SABIDURIA para apreciarlos . 

En su CAPACIDAD para disfrutarlos . 

En su AMPLITUD para comprenderlos

En su BONDAD Y NOBLEZA para compartirlos 

El viñedo de viejas cepas es el autor principal de un vino de culto. Es su origen y su causa. 

Accesible pero distante. Generalizado pero  escaso . 

Conocido pero difícilmente próximoActualísimo y absolutamente  histórico . 

Familiar y reservado

En un vino de culto debe haber concentración de  color  , bouquet y sabor. No puede ser un vino cerrado. Debe ser  comunicativo  , expresivo , delicado y también potente. 

Debe tener complejidad inteligible .Cómplice del placer y del disfrute. 

Es el equilibrio pero también la fortaleza. Vino irrepetible que se ha ido haciendo año tras  año  , a sí  mismo . 

El equilibrio, cualidad fundamental de un gran vino
Equilibrio

El bouquet de los vinos de culto es la complejidad del tiempo que  fusiona  , en su botella y tapón hermético , los sabores de la fruta varietal y la vinosidad con el roble de la crianza. 

 Es una sensación olfato-gustativa que recuerda emociones invernales: mesa familiar o de amigos  con sabores de especies  , condimentos , tabaco ,frutos secos ,vainilla –coco –chocolates  mentolados y ahumados . 

Un vino de culto es la  íntima  , permanente y progresiva conjunción del hombre con el medio . A veces esta conjunción es tan difícil que no se consigue en los primeros cien años. 

Los vinos de culto son aquellos  que emocionan al beberlos y cuentan  historias inolvidables de naturaleza y humanidad. 

Voluptuosos y concentrados de color y  bouquet  , pero muy tiernos y suaves en la boca. 

Para lograr que un vino de culto pueda  madurar sin envejecer se necesitan taninos. 

Pero no es la cantidad lo que importa , sino la calidad. Con taninos equivocados  el vino se vuelve astringente  ,  duro y agresivo . 

Son como las ricas carnes argentinas .Las carnes duras y los vinos duros molestan en la boca y en el alma. 

En los vinos de culto – de quietud – de meditación  – de guarda- de crianza , el vinicultor se convierte en orfebre –artista –equilibrista –pintor . 

Los equilibrios serán su obsesión .Las armonías y los matices su pasión. Siempre con la humildad que  todavía podrán haber vinos mejores. 

Textos: Lic. en Enología Angel  A. Mendoza

Fotos: El Perfumista del Vino