La fuerza de una marca que se aplica desde unas zapatillas, a una botella de vino

Leo Messi junto al enólogo Silvio Alberto diseñando su próxima etiqueta. El 30 del PSG busca agregar a su linea L10 un nuevo vino con personalidad y carácter ganador

El enólogo de Bodegas Bianchi habló de las diferencias entre la histórica zona donde se han desarrollado y la nueva en la que desembarcaron hace algunos años.

Decir Bodegas Bianchi es casi un sinónimo en el inconsciente colectivo de San Rafael. Sin embargo, en los últimos años la empresa vitivinícola mendocina ha ido ganando su lugar en el Valle de Uco, con el desarrollo y crecimiento de la bodega Enzo Bianchi.

Lejos de ser una competencia entre los terroir o “mudanza” de uno hacia el otro, para Silvio Alberto, chief winemaker de la bodega, se trata de complemento entre ambas zonas para dar lugar a una más amplia oferta en su portfolio.

Aunque reconoce que San Rafael ha perdido lugar respecto del desarrollo del Valle de Uco en los últimos años, para el reconocido enólogo eso no se traduce en la calidad

Silvio Alberto, aunque no es muy futbolero, tiene el honor de ser el enólogo elegido por el mejor jugador del mundo para hacer sus vinos. Más allá de la línea L10 que ya elabora la bodega, pronto saldrá a la luz un vino que el propio Lionel Messi le encargó personalmente.

Para saber qué es lo que quería Messi, el enólogo viajó a su casa donde fue recibido con la calidez de Leo y mantuvo una charla en la que diseñaron el vino propio del jugador. Aunque no pudo dar muchos detalles de lo que se viene por cuestiones contractuales, contó cómo fue el encuentro.

“Es una persona fantástica. Todos ven a un ídolo, algo que se vio en su llegada a París. Es humilde, familiero y realmente me saco el sombrero porque tuve la posibilidad de hablar sin ningún tipo de problema. No es una persona que está subida en el éxito y realmente da gusto charlar con él, escucharlo y poder compartir un momento”.